Coleccionar las creaciones de vidrio de Lalique


Warning: Illegal string offset 'box_process' in /home/days/public_html/wp-content/plugins/seo-smart-links-business/seo-smart-links-business.php on line 199

Warning: Illegal string offset 'box_custom_keywords' in /home/days/public_html/wp-content/plugins/seo-smart-links-business/seo-smart-links-business.php on line 288

Por Sharen Custer, experto en 62 days

Las creaciones de vidrio de René Lalique son sin duda entre las más preciadas por los coleccionistas de arte moderno. Su opulencia, brillantez y voluptuosidad los colocan aparte en el mundo de la vidriería de la primera mitad del siglo XX. René Lalique nació en 1860 en el pequeño pueblo de Ay en el Nordeste de Francia. El pueblo en cuestión es conocido por otra parte como el centro de producción de champaña, es por eso que le llamamos a menudo Ay-Champagne. A la edad de 14 años, Lalique fue el aprendiz de un faloso joailler parisino, Luis Aucoc, y pasó 2 años en su compañía. A la edad de los 30, ya era uno del joaillers francés más popular. Conviene anotar que a pesar de un éxito innegable tan temprano en su carrera, Lalique jamás dejó de hacer nuevas experiencias y de extender su horizonte. Así es como, hacia mediados de su vida, se volvió cada vez más hacia la vidriería.

Sus primeras creaciones de vidrio fueron hechas manos gracias a un método llamada Cera Perdida, que constituye en una técnica de trabajo del metal empleada por los escultores y joaillers, pero muy raramente, incluso jamás, utilizada para trabajar el vidrio. Primeramente, debía modelar una forma en cera, luego efectuar un moldeado de cera en un yeso. En cuanto el yeso había tomado, calentaba el moldeado para derretir la cera y desembarazarse de eso, guardando un moldeado en yeso en el cual vertía el vidrio derretido o lo soplaba. Cada moldeado debía luego ser quebrantado con el fin de liberar el objeto de vidrio finalizado. Así, cada una de estas creaciones era una pieza única, pues extremadamente buscado por los coleccionistas.

Afortunadamente para los coleccionistas, Lalique estuvo también fascinado por las posibilidades que ofrecía la producción en serie. Estuvo convencido que las técnicas de producción a la cadena – como la sopladura de vidrio en moldes reutilizables en metal o la utilización de tapones con motivos que hay que apretar sobre el vidrio todavía tierno para modelarlo – eran aplicables a la creación artística de piezas de vidrio. Finalmente, una oportunidad se le presentó en 1907, cuando un industrial francés del nombre de François Coty se especializó en la producción de perfume. Comisionó a Lalique para la creación del diseño de una nueva línea de perfume para la marca que había lanzado algunos años antes solamente. El artista no se contentó presentarle a Coty la etiqueta que había pedido pero también una botella de perfume de su diseño destinada a la comercialización en masa.

Esta colaboración con Coty sea muy prolífica y su colaboración se extendió hasta 1940, cuando la guerra fuerza a Lalique a cerrar su fábrica. Hasta allí, efectuó un número impresionante de diseños diversos y variados para botellas de perfume que constituyen en lo sucesivo un nicho sobre el mercado de los coleccionistas.

Sin embargo, las botellas y otros frascos que contenían el perfume no eran los solos accesorios producidos por Lalique en aquella época. También manufacturaba tazones, vasos, platos, , figurinas y mucho más todavía. Estos objetos se volvieron rápidamente muy preciados y considerados como regalos con elegancias y de gusto muy bueno, y hacían particularmente regalos muy apreciados de matrimonio.

Para una clientela totalmente particular, Lalique daba forma con ocasión de las piezas de vidriería decorativa destinadas a ser incorporadas a ornamentos arquitecturales a tales vidrieras o candelabros. También producía objetos High Art Déco que pretendía decorar los radiadores de las marcas de los coches más populares de la época talles Rolls-Royce, Phantom, Bugatti, Bentley, Isotta Fraschini, Hispano Suiza, o todavía Citroen.

Aunque Lalique produzca sus piezas en grandes cantidades, el color variaba para cada artículo. Número de objetos fue soplado por vidrio coloreado, lo que aportaba una irregularidad cierta de la superficie así como los matices de color. Las piezas rojas, el ámbar, azules, verdes y negras son particularmente buscados por los coleccionistas. El color es un valor añadido notable que se traduce por una diferencia significativa de precio en el momento de las subastas. En efecto, para creaciones idénticas de forma, las versiones coloreadas alcanzan sumas hasta tres veces superiores a sus equivalentes unidos.

Para un coleccionista, los objetos del Lalique más asequible quedan los artículos de mesa – vasos de vino, pequeños frascos y botellas de perfume. Y así como el nombre y el valor de las creaciones de Lalique son mundialmente conocidos, son fáciles reconocer y es difícil de descubrir un buen negocio, a menos que el vendedor descuide el estilo y la firma del artista.

Sin embargo, debe tener un conocimiento muy específico para identificar las características únicas de su estilo. Debido a su éxito, Lalique tenía muchos imitadores. Murió en 1945, pero su familia continuó la fabricación de piezas similares que utilizan su nombre. Los moldes originales siempre fueron utilizados, es por eso que los coleccionistas más probados debieron aprender a reparar en los cambios notables en materia de firma y en materia de evolución de estilo.

Vimos estos veinte últimos años numerosas copias invadir el mercado, algunos de ellas son extremadamente convincentes. Es por la razón que hay que tomarse un tiempo para buscar muy en serio y proceder con precaución. René Lalique firmaba a la inmensa mayoría de sus piezas de un R.Lalique. Empleaba una variedad de estilos caligráficos y a veces, aunque muy raramente, omitía R. En nuestros días, marca de cristal Lalique utiliza siempre el punzón Lalique, con o sin la inicial R y acompañando por la etiqueta Francia.

Las numerosas imitaciones vieron la luz en Europa del Este, en la región conocida en nuestros días bajo el nombre de la República checa, y esto en los años 50. La inmensa mayoría de los objetos son relativamente similares a los originales. No se trata de copias idénticas sino más bien de piezas fuertemente inspiradas por el estilo de Lalique. Muy a menudo, podemos reparar en las diferencias comparando estos modelos con las centenas de piezas originales publicadas sobre el catálogo de Lalique en 1932.

El mercado presenta también un cierto número de falsificaciones. Son particularmente bien ejecutadas por profesionales que poseen originales a partir de los cuales ellos mismos crean moldes y realizan una capa de desgaste que añaden a la mano para crear una ilusión de antigüedad. Para reconocerlos, la astucia consiste en prestar atención en su procedencia. Estos objetos siempre alcanzaron precios elevados es por eso que conviene hacer buena utilización de su sentido común en cuanto a su trayecto con el fin de determinar su autenticidad.

Si usted tiene la intención de comenzar la colección de creaciones de Lalique, o si usted simplemente desea comprar o vender antigüedades, o hasta vender joyas, asegúrese de hacer sus investigaciones previamente.

Acuérdese, si usted quiere vender un objeto valioso desde ahora, usted puede cargarlo sobre nuestro sitio y le abasteceremos una estimación gratuita de línea.

Sharen

 

Obtener una cotización
Simple, Rápido y Gratis
Categoría de objetos
Seleccionar...
Oro
Joyería
Plata
Relojes
Plumas
Arte
Antigüedad
Instrumentos musicales
Pintura
Otros
Joyas de diamantes
Abrigos de piel
Título del artículo
Descripción del artículo
Dirección de email:
Contraseña deseada
Repetir Contraseña
Número telefónico
Cotización rápida
Haz clic aquí
Nuestro objetivo es dar todas las cotizaciones en 20 minutos.

consejos a partir de 62days

Nuestro equipo de expertos experimentado de 62days.com está a su disposición para valorar sus artículos y dar consejos. Este artículo es elegido por ellos para que le ayude en su camino.

Aprenda más sobre ellos
Nuestros Socios:
© 2012 62days Inc. Todos los Derechos Reservados.